LA FORMACIÓN DEL PSICÓLOGO EN EL PERÚ Descargar este archivo (03 Formacion Psicologo Peru - BZanabria.pdf)

Belisario Zanabria Moreno

Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle. Perú

Resumen

La historia de la psicología peruana, sigue el desarrollo histórico de la psicología mundial, en el que la filosofía adscribe a la psicología y luego se independiza y se constituye en una ciencia del comportamiento, el desempeño y la conducta, siguiendo el curso del desarrollo del psicoanálisis, el conductismo, estructuralismo, funcionalismo, la Gestalt, el cognitivismo; proponemos una psicología que deje la orientación psicométrica como base de su actividad, que no sea especulativa, elucubrativa con ideas de sentido común; una ciencia psicológica que pueda integrar de manera no-trivial, adecuada y coherentemente los diversos aspectos de la realidad del hombre, se necesita una psicología que responda a las exigencias históricas de nuestros pueblos, rescatando los esfuerzos del desarrollo de los hombres. Una psicología que promueva la solidaridad, la libertad y la justicia.

Palabras claves: Historia de la psicología, reduccionismo, mecanicismo, naturalismo, espiritualismo, irracionalismo, especulación, elucubración, solidaridad, libertad, justicia

 

Abstract

The history of Peruvian psychology, follows the historical development of the world's psychology, which ascribes philosophy to psychology and then becomes independent and becomes a science of behavior, performance and behavior, following the course of development psychoanalysis, behaviorism, structuralism, functionalism, Gestalt, cognitivism; We propose a psychology psychometric stop orientation as a basis of its activity, which is not speculative, elucubrativa with commonsense ideas; a psychological science that can integrate non-trivial, properly and coherently the various aspects of the reality of man, a psychology that meets the historical demands of our people, rescuing efforts of development and liberation of men is needed. A psychology that promotes solidarity, freedom and justice.

Keywords: History of psychology, reductionism, mechanism, naturalism, spiritualism, irrationalism, speculation, vagary, solidarity, freedom, justice

En Historia de la Psicología en el Perú, el Dr. Reynaldo Alarcón (2000) subraya que ya desde la colonia, con la creación de la Universidad de San Marcos en 1551, se inician los estudios filosóficos bajo cuyo dominio se incluía la Psicología. Esta modalidad se extenderá, aproximadamente, hasta la segunda década del siglo xx.

Ya en los inicios del siglo xx se observa una clara influencia de la psicología europea y debemos destacar el reducido impacto que parece haber tenido, entre nosotros, la creación del primer laboratorio de psicología experimental en Leipzig, Alemania, y con ello, el nacimiento de la Psicología como ciencia; sin embargo, el advenimiento de la escuela freudiana y más adelante el nacimiento del conductismo en América, el estructuralismo, el funcionalismo, la escuela de la Gestalt, entre otras, tendrán alguna influencia entre los estudiosos de la época, como Pedro Zulen (1889-1925). Mariano Iberico (1892-1974), Ricardo Dulanto (1894-1930), cuya contribución precursora de la psicología peruana tiene en ellos a sus representantes más lúcidos.

El primer hito importante para la historia de la Psicología en el Perú lo constituye la obra de Honorio Delgado y Mariano Iberico, Psicología (1933), que constituye una clara expresión del reconocimiento de los aportes de Bergson. En esta obra los autores exponen el enfoque espiritualista en psicología y critican las corrientes opuestas. Delgado, aparece como el psicólogo más importante entre 1920 y 1930, por no decir, el único. Dirige una publicación, que fundara con Hermilio Valdizán, la Revista de psiquiatría y disciplinas conexas (1918-1924), da a conocer la prueba de Rorschach y  en especial, los aportes de los teóricos alemanes a la psicología, como por ejemplo, en La personalidad y el carácter (1943), obra en la que presenta a Krestschmer, Spranger, Pfahler y Jaensch. Delgado introduce en nuestro país el psicoanálisis y de 1915 a 1927 se muestra como un decidido partidario de Freud. En 1930, en Psicología del mito apunta ya su reacción anti analítica y en 1938 en Psicología General y Psicopatología de las Tendencias Instintivas, puede leerse, según Seguín, lo más característico de sus reacciones catatímicas anti-freudianas. A partir de 1939, decididamente anti-Freud.

Honorio Delgado aparece partidario de Freud en cuanto este incurre en compromiso con el abstraccionismo y el espiritualismo que impregna la psicología clásica. En un segundo momento, acendrando su formación psicológica se abre a las influencias de nuevas corrientes y doctrinas: Krestchmer, Stern, Shilder, Husserl, entre otros. Su adhesión al psicoanálisis no ha variado en principio, pero hay un gradual alejamiento de los puntos de vista exclusivamente freudianos y una mayor aceptación de las doctrinas disidentes, en especial, de las de Adler y Jung. En la vía de esta evolución, soportado aún por principios científico-positivos, el pensamiento filosófico de Delgado será proclamado por la problemática ética y existencial. Para responder a este reclamo, tiene que habilitar a la Psicología como maestra de vida y otorgarle la dirección de la cultura humana. Se trata, en este aspecto, y a decir de Delgado, de que el hombre de nuestro tiempo tenga una organización mental completamente desarrollada en todos los aspectos del interés y del desinterés humanos, al mismo tiempo que armoniosamente jerarquizada gracias a la hegemonía espontánea de los valores elevados; que en correspondencia con esta organización mental lleve una vida que haga realidad  y ejercite con vigor todos los ideales y todas las necesidades que hacen del hombre un ser noble. Al estudio de la naturaleza física, eminentemente mecanizada y cuantitativa, se unirá entonces, el de una naturaleza humana vital y móvil, con toda la riqueza que en ella descubre la nueva psicología. Una Psicología espiritual y una Biología vitalista configuran una concepción teleologista de los fenómenos de la vida en todos sus niveles.

Hacia 1935 llega al Perú el Dr. Walter Blumenfeld (1882-1967), psicólogo, que debido a las condiciones poco favorables para los judíos en Alemania, decide venir al Perú siendo la Universidad Nacional Mayor de San Marcos la institución académica que le ofrece el espacio requerido para el desarrollo de sus ideas y planteamientos con respecto a nuestra especialidad. En los años previos a su llegada al Perú, en la Universidad de San Marcos se habían producido cambios significativos en el aspecto académico creándose una Escuela de altos estudios en la que se incluye el Instituto de Psicología. Así, su activa participación en la vida académica favoreció el desarrollo de una psicología científica, con un fuerte componente experimental que permitió visualizar la psicología desde una perspectiva diametralmente opuesta a la que se propugnaba desde la psicología filosófica y espiritualista, pero también con significación práctica en el ámbito experimental, educacional y clínico. Sin duda, Delgado y Blumenfeld representan hitos contrapuestos de gran significación para la psicología peruana del siglo xx y son los que generaron espacios de intensa actividad académica y científica hasta la década de 1960, aproximadamente, contexto en el que se inicia la formación profesional, propiamente dicha, del psicólogo en el Perú, con la creación el Departamento de Psicología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en el año 1963.

La década de 1960 tuvo como destacada figura de la Psiquiatría y de la Psicología peruana al Dr. Carlos Alberto Seguín, verdadero introductor del psicoanálisis en el Perú, quien generó, a partir de la cátedra Universitaria en San Fernando (Facultad de Medicina de la Universidad de San Marcos) y del Servicio de Psiquiatría del Hospital Obrero de Lima, verdaderas ágoras de estudio e investigación.

El psiquiatra y pedagogo Dr. Luis Aquiles Guerra creó el primer Consultorio Psicológico de la Universidad de San Marcos en el año 1957, servicio de Proyección Social que permitió realizar el trabajo profesional extramuros de la Universidad, dicho consultorio, que hasta la fecha viene cumpliendo una importante actividad profesional de servicio, como de entrenamiento de los futuros psicólogos, orienta su labor a las personas con escasos recursos económicos de la capital siendo uno de los más antiguos de su género en Latinoamérica y que ha tenido una especial relevancia en el ámbito clínico en los últimos treinta años de psicología en el Perú.

La psicología ha sido fundada y desarrollada por personajes preclaros, pertenecientes siempre a una élite intelectual y académica, casi predestinados, excepcionales.

Situación actual en el ámbito académico de la psicología en el Perú

En la actualidad, los estudios que se realizan en el ámbito universitario para alcanzar el título profesional o la licenciatura abarcan seis años, de los cuales el último está orientado a la realización de las prácticas pre-profesionales en una de las áreas que el estudiante haya elegido previamente como de su interés. Al respecto, cabe mencionar, que, si bien históricamente el área clínica ha sido la de mayor preferencia entre los estudiantes de pre-grado, hoy observamos una mayor amplitud de los criterios para adoptar la decisión vocacional; de ahí que se haya incrementado el interés por otras áreas.

La formación universitaria de los psicólogos, privilegia el abordaje teórico, así como el necesario aprendizaje de técnicas para el trabajo profesional y una preparación del estudiante para la investigación psicológica. Asimismo, se incide básicamente en la preparación del futuro psicólogo en el ámbito del servicio en las áreas: clínica, de la salud, industrial y organizacional, educacional, social y comunitaria, entre otras, así como también la investigación científica.

Concluidos los seis años de estudio, los estudiantes reciben de manera automática el grado académico de Bachiller (años atrás se exigía la presentación de una tesis de investigación). Para la obtención del título profesional de psicólogo se suelen utilizar algunas alternativas a elegir por el graduado, entre ellas la presentación de una tesis de investigación o un examen de suficiencia profesional o la presentación de tres informes psicológicos, los mismos que suelen comprender el área de interés profesional del graduado.

Los estudios de post grado se han venido incorporando desde la década de 1980 y están destinados a brindar los grados académicos de Magister y Doctorado, este último recién se implementa en la década de 1990, ambos tienen una duración de cuatro semestres académicos. Las universidades brindan el grado de Magister y Doctorado en Psicología.

Situación actual a nivel profesional

El ejercicio profesional de la Psicología en el Perú está amparada por la ley 23.019 (Ley de creación del Colegio de Psicólogos) y permite a los profesionales psicólogos realizar actividades de su competencia profesional en las diversas áreas de su especialidad. El Colegio de Psicólogos del Perú cuenta a la fecha con diez consejos directivos regionales distribuidos en todo el país, los que se encargan de velar por el buen ejercicio de la profesión  Es destacable mencionar que un grueso de ellos se dedican a la práctica privada en el ámbito clínico realizando intervenciones a nivel diagnóstico y terapéutico. Si bien existe un respaldo legal para el ejercicio profesional del psicólogo en las dependencias del estado como por ejemplo en el contexto educativo, debemos resaltar que es el sector privado el ámbito que cuenta mayormente con la participación profesional del psicólogo en los diversos niveles de intervención. En el Perú, tenemos alrededor de cuarenta y dos universidades, entre públicas y privadas, que forman psicólogos. El ingreso del estudiante a la universidad pasa por un proceso de selección a través de pruebas de conocimiento y aptitud. En algunas universidades se exige que el estudiante sea sometido a un examen de personalidad, condición para ser admitido a la facultad de Psicología. La formación integral del estudiante toma en cuenta las diversas corrientes o escuelas de la psicología contemporánea. En la actualidad el 44% de las carreras de psicología son facultades autónomas, el 28% pertenece a las Ciencias Sociales y el 0.28% a la Facultad de Ciencias de la Salud.

La mayoría de las carreras de psicología se imparten de manera presencial salvo el caso de cinco de ellas que ofertan la modalidad a distancia: Universidad Peruana Los Andes de Huancayo, Universidad Los Ángeles de Chimbote, Universidad Alas Peruanas de Lima, Universidad Inca Garcilaso de la Vega Lima y Universidad César Vallejo de Trujillo.

La demanda por seguir la carrera de psicología se ha ido incrementando en los últimos años. La carrera profesional del psicólogo figura en el ranking de las carreras más demandadas del sistema universitario peruano. Esta situación hace necesaria una revisión de los planes de estudio y de perfiles profesionales propuestos para conocer si están acordes con los requerimientos y demandas de su rol profesional.

La psicología en el Perú ha experimentado en los últimos años un gran crecimiento, tanto en lo que se refiere al número de profesionales (existen más de 25.000 psicólogos colegiados) como al desarrollo y posicionamiento del psicólogo en diversas instituciones públicas y privadas. En concordancia con la Ley del Trabajo no. 28.369, que norma el Ejercicio Profesional del Psicólogo, los Capítulos Profesionales comprenden las siguientes áreas de especialidad: Psicología Clínica y de la Salud, Neuropsicología, Psicología Jurídica, Psicología Organizacional, Psicología Educacional, Psicología Policial Militar, Psicología del Deporte, Psicología Social Comunitaria, Psicología del Adulto Mayor, Psicología de las Emergencias y Desastres, Psicología Penitenciaria y otras que podrían crearse.

El quehacer científico y académico de la psicología es multiparadigmático, existen una gran diversidad de enfoques y teorías; además su práctica profesional se realiza en una variedad de contextos a través de una diversidad de funciones sustentadas en diversos métodos y técnicas muchas veces antagónicos entre sí.

A pesar de los años desde que se instituyó la carrera de psicología, los planes de estudio de las diferentes universidades solo han desarrollado readaptaciones curriculares y pocos cambios reales y sustantivos, que al revisar los perfiles establecidos para los psicólogos se observa la exigencia de una gran amplitud de dominios teórico-conceptuales y operativos, que impidieron una adecuada adaptación al mercado laboral.

Cada universidad seleccionará las competencias que desea desarrollar en sus estudiantes y deberá priorizar. Una vez seleccionadas las competencias transversales y específicas que el programa desee impulsar, debe distribuirlas en el plan de estudios para su desarrollo en las diferentes asignaturas y reforzarán aquellas que consideren más importantes según su orientación institucional.

Por lo tanto, bajo esta orientación, los programas deben preocuparse tanto por lo que se debe enseñar a los estudiantes para convertirse en psicólogos competentes, como en las competencias que los psicólogos entrenados deben demostrar si están calificados para la práctica independiente.

La mercantilización de la carrera profesional de psicología va por la formación profesional a distancia, mediante la facilitación de módulos de lectura y, basado en ello, presentar informes y resolver cuestionarios de exámenes, que serán suficientes para su formación. Los alumnos formados bajo esta modalidad no han podido demostrar el conocimiento de la psicología, evidenciado durante sus prácticas pre profesionales.

Asistimos a un duro proceso de globalización económica, así el Consenso de Washington sería la carta de navegación que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional impondrían como receta a los países subdesarrollados.

El concepto de un mundo tripolar, en donde Europa y Japón pudiesen hacer contrapeso a la potencia estadounidense, es una visión caduca. El enorme peso económico y político de sus transnacionales, unido a su arsenal monetario y militar, hace de los Estados Unidos la única y verdadera potencia mundial, capital de la globalización (Jacques Gélinas, 2006).

Es innegable que existe una relación directa entre la ciencia y el conocimiento que se debe crear y trasmitir en una sociedad con el nivel del aparato productivo que esta se proponga tener.

Por lo general el modelo educativo ha respondido a los diferentes planes de gobierno: la adecuación del aparato educativo a las exigencias neoliberales, hoy materializadas en el Tratado de Libre Comercio con los EE.UU.

Asistimos a un período que niega cualquier posibilidad de desarrollo nacional, en este contexto es necesario reivindicar una educación nacional, financiada por el estado y al servicio de los intereses nacionales, una educación científica donde se imparta lo más elevado del conocimiento y una educación democrática, donde se garantice una verdadera autonomía universitaria y se reconozcan las demás garantías propias de un escenario donde el compromiso es con la ciencia, el conocimiento y los valores humanísticos.

La formación del psicólogo peruano, sigue el modelo dominante del mecanicismo, del empirismo, del positivismo de las ciencias naturales; se basa en el concepto de que el hombre es miembro de una especie animal, ignorando la verdadera naturaleza social, se basan en el concepto de sociedad definida como sistema multi-individual en un entorno. Señalan que los procesos del aprendizaje son universales a todos los animales, con la diferencia de que el ser humano sería más dueño de sus actos y que por sí mismo adquiere una serie de cogniciones.

Las teorías están desligadas de las teorías de la evolución y de la historia; la psicología naturalista, no se ha preocupado por resolver el problema de por qué el hombre no se realiza íntegramente moral, no ha tomado en cuenta las relaciones esenciales que existen entre la estructura económica de la sociedad y la estructura moral de las personas. Hay una prevalencia del conocimiento del individuo aislado, desintegrado, ejemplo, inteligencia, pensamiento, aprendizaje, conducta, motivación, memoria, afecto, lenguaje; las asignaturas se orientan al dominio cognitivo, muchas de ellas disimiles y a veces contradictorias, un docente según su preferencia puede escoger el conocimiento de un enfoque o de un autor o autores y sobre ello desarrollar la asignatura; la consideración es que se aprende en la diversidad, si es que diversidad se puede llamar a la contradicción de un mismo tema. El enfoque social del conocimiento psicológico es escaso, los aspectos sociales, antropológicos y especialmente éticos acerca del hombre simplemente no se enseñan.

Al culminar su formación, el profesional sustenta su conocimiento de psicología en un dominio psicometrista y esta será su principal herramienta de trabajo, por ello su mayor preocupación es estar al día con los nuevos tests psicológicos que se expenden. Se requiere de un planteamiento que salga de los marcos del naturalismo positivista y de la simple descripción objetivada de los fenómenos.

Se suele afirmar que la formación de las nuevas generaciones de psicólogos es consecuencia de la anarquía académica, expresión que quiere significar que las instituciones formativas (las universidades sobre todo) hacen, para decirlo de una manera poco elegante pero muy difundida, lo que “les da la gana”. Esto es, cada una resulta ser el fortín de una corriente y/o una escuela particular, donde se forma en determinada metodología y/o técnicas de trabajo, hacia la obtención de la capacitación en algunas áreas de desempeño. ¿Por qué tanta dispersión curricular entre las universidades, por qué tanta deserción durante los años de formación, por qué el bajo porcentaje de titulados, hay precariedad docente? Esto lleva a concluir que se forja a las nuevas generaciones de psicólogos al margen de una estrategia epistemológica y una ruta metodológica coherente y consistente, donde el papel unificador repose en criterios explícitos de construcción de la teoría de la ciencia psicológica, sobre la base de un paradigma que responda y solucione los problemas sociales (formativos y de desarrollo) de las personas que acudan por el servicio de los especialistas de nuestra disciplina.

Esta anarquía académica suele observarse, cuando se trata de la formación de las nuevas generaciones de psicólogos:

En primer lugar, en el ámbito de la estrategia epistemológica, en lo que podríamos llamar sincretismo conceptual, el que a su vez produce consecuencias deletéreas en la conciencia de los jóvenes profesionales, desintegrando sus capacidades críticas, tan necesarias, quien lo duda, para el desarrollo de una actividad científica propiamente dicha.

En segundo lugar, en el ámbito de la ruta metodológica, tenemos lo que podríamos llamar precariedad metodológica, a través de la utilización de metodologías y/o métodos y técnicas de procesamiento de información que, por su naturaleza, deberían ser utilizadas solo como auxiliares de la investigación a todo nivel; sin embargo, se hace de ellas el alma misma para la obtención y el manejo de los datos. Una variante de este estilo de precariedad metodológica lo constituye aquello que se conoce como pluralismo metodológico, versión al uso de una actitud de eclecticismo metódico, que promueve la tolerancia en la elección y uso de métodos y técnicas de investigación, en función de mantener una mentalidad abierta en la construcción de los conocimientos científicos.

Estas dificultades suelen observarse (y denunciarse) con cierta frecuencia, en términos de los vicios en el que ha caído la psicología: reduccionismo, mecanicismo, naturalismo, espiritualismo, irracionalismo, etc. Sin embargo, es necesario insistir en que todas estas características, siendo válidas por lo que respecta a sus defectos básicos, no se pueden comprender a cabalidad a menos que nos preguntemos cuáles son las causas sociales que generan y mantienen este estado de cosas lo que, en última instancia, nos remite al simple hecho de que la psicología en tanto disciplina científica y la formación profesional que se hace en su nombre, no se hacen al margen de la realidad político económica de la historia de las sociedades. El no percatarse de esto (o peor aún, el no aceptarlo) equivale a concebir que la ciencia en general, y la psicología en particular, se origina y desarrolla sobrevolando dicha realidad.

En rigor de verdad, lo que aquí postulamos es la necesidad de esclarecer cuál es el status científico en que reposan dichas prácticas formativas (o sea, la pedagogía científica de la formación de los psicólogos en oposición a una pedagogía disolvente) y si ellas, (suponiéndose un aporte en el desarrollo de los futuros psicólogos, ayudan al conocimiento del hombre y a la intervención sobre él), guardan alguna relación entre sí; es decir, si se pueden o no articular e integrar en lo que Alexei Leontiev una vez llamó “un sistema (teoría) no contradictorio de la psicología”.

Nuestra Propuesta

El conocimiento de la psicología debe dejar de ser especulativa, elocubrativa con ideas y conceptos de sentido común.

Esto es, necesitamos, para la pedagogía científica de la formación de los psicólogos,  una teoría de la ciencia psicológica que pueda integrar de manera no-trivial, adecuada y coherentemente los diversos aspectos de la realidad del hombre.

Es más, resulta insoslayable preguntarse acerca de las consecuencias prácticas (y crónicas) de seguir formando psicólogos al margen de esclarecer esta problemática.

Nosotros sostenemos que es posible remontar este estado de cosas, por lo menos desde el punto de vista de la problemática formativa de los psicólogos, a través de una propuesta que aborde diversas cuestiones epistemológicas y metodológicas relacionadas con la construcción de la psicología y de sus efectos en cadena en relación con la formación profesional.

Este proceso pasa por hacer una asimilación crítica y sistemática de los logros de la ciencia mundial, incluidos los de la psicología, en pos de articularlos con el objetivo de solucionar los problemas sociales propios, para el desarrollo de nuestros pueblos, con justicia, equidad y democracia.

Nuestra propuesta a este respecto señala la necesidad y legalidad de construir la teoría y práctica de la psicología alrededor de la categoría central de la personalidad del hombre, portador de la conciencia, que se construye y se proyecta en el mundo político, social, económico, etc. a través de su actividad conjunta.

Nuestra tesis es que se necesita una psicología que responda a las exigencias históricas de nuestros pueblos, rescatando los esfuerzos constructivos que a través de decenios (y en medio de enormes contradicciones e injusticias) han aportado múltiples generaciones de trabajadores y estudiosos verdaderamente ocupados y preocupados por la construcción teórico practica de una ciencia (entre ellas la psicología) al servicio del desarrollo y la liberación de los hombres. Aquí es donde nos sumergimos en el cambio en el devenir de toda la historia de nuestro pueblo.

Bibliografía

Alarcón, R. (2000). Historia de la psicología en el Perú. De la Colonia a la República. Lima: Universidad Ricardo Palma. 334 pp. Recuperado de: www.redalyc.uaemex.mx

Camacho, José (2012). Critica a la Psicología. Articulo en red.

Benites, L. (2006). El Análisis Conductual en el Perú. Avances en Psicología Latinoamericana, vol, 24, pp. 127-147.

Jáuregui, D. (2002). La situación de la Psicología en el Perú. Papeles del Psicólogo, 81. Recuperado de www,papelesdelpsicólogo.es

Lamas, H. (2010). El Departamento de Psicología: su creación en la UNMSM en 1963. Academia Peruana de Psicología, recuperado de: academiaperuanadepsicología.org/acad/

Livia, J. (2008). La producción científica y los estudios de post grado en psicología en el Perú, Interam. Journal Psychol. v.42 n.3 Porto Alegre dez. Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima, Perú, recuperado de http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php

Ponce, C. (1997). La Sociedad Peruana de Psicología. Revista de Psicología. UNMSM. Facultad de Psicología, vol. 1, no. 1, recuperado de http://sisbib.unmsm.edu.pe/bvrevistas/psicología.

Buscar artículos

Para cualquier asunto relacionado con esta revista favor de escribir a info@integracion-academica.org

ISSN: 2007-5588

Síguenos

Sitios de interés

Revista Alternativas en Psicología

Para incluir en este listado los proyectos editoriales de las instituciones pertenecientes a Alfepsi, favor de escribir a info@alfepsi.org

Revista Integración Académica en Psicología, Volumen 9. Número 25. Enero - Abril 2021, es una publicación cuatrimestral editada por la Asociación Latinoamericana para la Formación y Enseñanza de la Psicología, A.C., calle Instituto de Higiene No. 56. Col. Popotla, Delegación Miguel Hidalgo. C.P. 11400. Tel. 5341‐8012, www.integracion-academica.org, info@integracion-academica.org. Editor responsable: Manuel Calviño. Reserva de derechos al uso exclusivo No. 04‐2013‐012510121800‐203 otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. ISSN: 2007-5588. Responsable de la actualización de este número, creamos.mx, Javier Armas. Sucre 168‐2, Col. Moderna. Delegación Benito Juárez. C.P. 03510. Fecha de última modificación: 4 de enero de 2021. Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura del editor de la publicación. Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización de la Asociación Latinoamericana para la Formación y Enseñanza de la Psicología, A.C.