Antonio Estrada
Brenda Tabardillo
Oscar Everardo
Luis A. Ramón
Alfredo Mejía

México

Resumen

El propósito de esta investigación es el entender la percepción de las estudiantes universitarias de sexo femenino que crecieron sin la presencia física de su padre, sobre el impacto de la ausencia de su padre en su vida emocional, comportamientos, relaciones interpersonales y las estrategias de afrontamiento que utilizan para sobrevivir a la pérdida de una figura paterna.

Los resultados muestran que el impacto de la ausencia del padre en la vida de los estudiantes es un fenómeno real. Sus vidas se han visto afectadas de diversas formas. La mayoría de ellas se enfrentan a la soledad, la ira, el dolor, la inseguridad, la desconfianza, el abandono, la baja autoestima, la vulnerabilidad, la falta de apoyo emocional o económico, las dificultades con sus relaciones, y las dificultades académicas. Algunas de ellas sintieron que habían perdido su infancia, ya que se convirtieron en una niña parental, debido a que muchas de las responsabilidades de la madre fueron colocadas sobre sus hombros.

Palabras clave: Padre ausente, la ausencia física y emocional, familia monoparental.

Abstract

The purpose of this research is to understand the perception of university female students who grew up without the physical presence of his father, on the impact of the absence of his father in his emotional life, behavior, interpersonal relationships and coping strategies they use to survive the loss of a father figure.

The results show that the impact of the absence of fathers in the lives of students is a real phenomenon. Their lives have been affected in various ways. Most of them are facing loneliness, anger, pain, insecurity, distrust, abandonment, low self esteem, vulnerability, lack of emotional or financial support, difficulties with relationships, and academic difficulties. Some of them felt they had lost their childhood, as became a parental child, because many of the responsibilities of the mother were placed on his shoulders.

Keywords: absent father, physical and emotional absence, parent family.

Introducción

La influencia de la presencia de la madre en el bienestar de sus hijos ha sido bien documentado por décadas. Sin embargo, el impacto de la presencia del padre en el bienestar emocional de sus hijos se ha asumido que tiene poca relevancia. Recientemente ha habido un mayor interés para comprender la importancia de la presencia emocional y física del padre en el bienestar de sus hijos. Además, empezamos a entender mejor los efectos nocivos de la ausencia del padre en la vida de los niños que crecen en hogares monoparentales. Tradicionalmente, la mayoría de la gente pensaba que el papel del padre era ser el sostén de la familia y tenía la responsabilidad de apoyar a la madre para disciplinar a los niños difíciles. Sin embargo, se ha prestado escasa atención al estudio de los efectos de la ausencia emocional y física del padre en el bienestar emocional de sus hijos.

Principales factores determinantes de la ausencia de los padres

Los principales factores del fenómeno de la ausencia paterna son: la viudez, el divorcio, los hijos nacidos fuera del matrimonio, la cohabitación y matrimonios reconstituidos entre otros. Globalmente, la tendencia es que las familias con dos padres biológicos sean cada vez menos comunes (Lippman & Wilcox, 2013). Los estudios revelan que el setenta y cinco por ciento de los niños tiene más probabilidades de vivir en un hogar encabezado solo por su madre (United States Census Bureau, 2011). Según datos del censo en los Estados Unidos, la tasa de nacimientos por mujer soltera ha aumentado de manera constante en las últimas décadas y mostró su nivel más alto en 2007 y 2008 (51,8 por 1 000), (Martin, Hamilton, Ventura, Osterman, 2010). La cohabitación se ha convertido en un fenómeno creciente y común en las últimas cuatro décadas. "Casi la mitad (48%) de las mujeres de entre 15 y 44 años han cohabitado antes del matrimonio" (Copen, Daniels, Mosher, 2013, p. 1). Hoem dice que en Suecia, la cohabitación antes del matrimonio se vuelve casi universal (Seltzer, 2000).

En los Estados Unidos, el porcentaje de familias monoparentales se ha triplicado en los últimos cincuenta años. Este problema ha afectado n especialmente a las familias latinas y afroamericanas. En 1960, el 22% de los niños afro-americanos nacieron en un hogar monoparental, en cambio, para el 2001 el porcentaje aumento al 53%. Durante el mismo período, los niños nacidos en un hogar de un solo padre casi se triplicó (Barajas, 2011). En la población blanca, aumentó desde un siete por ciento a un diecinueve por ciento. Entre los hispanos, tres de cada diez niños vivían en familias monoparentales (Park, 2003).

En el Reino Unido, uno de cada tres niños sufre separación de los padres antes de cumplir los 16 dieciséis años. (La Comunidad Maranatha, 2008).

Por lo que respecta a México, el censo de 2010, muestra que de cada cien hogares veinticinco están a cargo de una mujer (INEGI, 2010).

Efectos positivos de la presencia de los padres

La investigación actual muestra que los niños que viven con sus padres biológicos tienen un mejor estilo de vida en comparación con los niños que viven ya sea solo con su madre o quienes tienen padrastro (Coleman, Ganong y Fine, 2000). Los resultados positivos son multidimensionales y se reflejan en el desarrollo social, emocional y cognitivo. Los hijos de padres que cuidan y se preocupan por ellos, tienen mayor coeficiente intelectual con mejores capacidades lingüísticas y habilidades verbales, así como mejores resultados en la educación. Estos beneficios se extienden a la adolescencia y la edad adulta (Rosenberg y Wilcox (2006).

Los niños en edad escolar de padres altamente involucrados son más propensos a tener un mejor desarrollo cognitivo durante la infancia, disfrutan más de la escuela y tienen una actitud positiva hacia esta. Además, tienden a ser más cumplidos en sus deberes académicos, y a obtener mejores calificaciones. También tienden a tener un funcionamiento social por encima del promedio, así como una disminución en la probabilidad de presentar problemas de conducta en la adolescencia. Al mismo tiempo presentan las tasas más bajas de delincuencia y comportamiento criminal, y menor probabilidad de participar en el consumo regular de tabaco.

La participación del padre reduce la frecuencia de los problemas de conducta en niños y problemas psicológicos en las mujeres jóvenes (Allen, Daly, 2007, Sarkady, Kristiansson, Oberklaid, Bremberg, 2007).

La literatura especializada señala que los hijos de padres que se involucran tienen más probabilidades de mostrar un mayor locus de control interno. Las adolescentes que tienen una relación de mayor calidad con sus padres tienen menos probabilidades de iniciar la actividad sexual. Los jóvenes adolescentes que viven con ambos padres inician la actividad sexual a una edad más avanzada (Allen, Daly, 2002. Why it matters, 2010). Los investigadores indican que las niñas que disfrutan de una relación cercana con su padre son menos propensas a reportar la primera relación sexual durante su época de estudiantes (Manning, Wendy, Heidi Lyons, 2009; Regnerus, Luchies, 2006).

Efectos negativos de la ausencia paterna

Las investigaciones en los últimos años han documentado que la ausencia física y emocional del padre se correlaciona con un resultado negativo en sus hijos. Los hijos que viven en una familia monoparental muestran desajustes psicológicos, bajo rendimiento académico y mal comportamiento, depresión, comportamiento antisocial (impulsivo / hiperactivo) y dificultades para establecer y mantener relaciones cercanas, sobre todo con los hombres. (Amato, 2005; Coleman, Ganong, Fine, 2000; Lamb, 1996). Los niños sin la presencia de su padre biológico tienen mayor probabilidad de ser pobres, tener un hijo fuera del matrimonio (Park 2003), y una tendencia a experimentar la pubertad a una edad más temprana "(Deardorff, Ekwaru, Kushi, Ellis, Greenspan, Mirabedi, Landaerde. Hiatt, 2010).

Los hijos que viven en una familia monoparental con desventajas socioeconómicas, son más propensos a ser ociosos, a tener un estatus ocupacional más bajo (Amato, 2005; Chouhy s/f), tienen más probabilidades de convertirse en padres adolescentes, de ser arrestados, y estar desempleados por largos períodos, involucrarse en delincuencia juvenil (Berlin, 2004), a manifestar baja autoestima y manifestar problemas de comportamiento (The Marantha Community,2008).

El desarrollo intelectual y social de los niños de un solo padre, puede verse afectado negativamente un poco o más que el de las niñas que viven en un hogar monoparental (Barajas, 2001). Los estudios revelan que los padres divorciados invierten menos tiempo y menos dinero en la vida de sus niños, (Wardle, 2012). Los niños que se forman con un solo progenitor tienen mayor riesgo de desarrollar problemas emocionales o mentales, conducta antisocial, e irresponsabilidad. Tienen tres veces más probabilidades de presentar problemas con las amistades (Meltzer, Gatward, Goodman, 2000; O'Neil 2002). El setenta por ciento de los jóvenes delincuentes provienen de familias monoparentales (el Centro para la Justicia Social, 2002). Los niños que crecen en un hogar monoparental tienen casi el doble de la tasa de abuso, y más del doble de posibilidades de terminar en la cárcel (American Humanae, 2003).

En el Reino Unido, una investigación encontró que el síndrome de muerte súbita infantil es 3 veces más común entre las madres no casadas pero que viven con su pareja y 7 veces más común entre las madres solteras. (La Comunidad Maranatha, 2008, la Oficina Nacional de Estadística, 2004). "Ser padre soltero no es la única, pero si muy importante causa de una mayor tasa de deserción escolar, embarazos en la adolescencia, delincuencia juvenil, u otros resultados negativos" (Berlín, 2004, p. 1).

Declaración del propósito

Hay evidencia creciente de que la ausencia física y emocional del padre se asocia con resultados negativos en el desarrollo de los niños y adultos jóvenes. En México, hay pocos datos que documentan el impacto de la ausencia del padre entre los estudiantes universitarios de sexo femenino. Este estudio tiene como objetivo lograr una mayor comprensión de cómo el estudiante afronta la experiencia de la ausencia paterna. Este estudio tiene por objetivo reunir datos preliminares para desarrollar y validar instrumentos para evaluar el impacto de la ausencia de los padres en una población mayor de estudiantes universitarios. Además, los datos preliminares servirán para comparar el impacto de la ausencia del padre con la información obtenida en otros países. Este conocimiento podrá ayudar a los psicólogos a crear intervenciones terapéuticas para este tipo de problemas.

Propósito del estudio

El propósito de esta investigación es estudiar la auto-percepción que las hijas tienen sobre el impacto de la ausencia de su padre en su vida emocional, comportamientos y relaciones interpersonales y explora las estrategias de afrontamiento que las estudiantes utilizan para sobrevivir a la pérdida de la figura paterna.

Metodología

Diseño

La presente investigación es de corte cualitativo. Se desarrolló por medio de entrevistas en profundidad, utilizando un cuestionario semi-estructurado con ocho estudiantes de una universidad privada en México. El primer paso de este proceso fue reclutar y reunir los consentimientos informados de los posibles participantes. El siguiente paso se aplicó el test MMPI-2 (Inventario Multifásico de Personalidad de Minnesotta) a todas las participantes para evaluar sus rasgos de personalidad. Después se realizó y se grabó en video la entrevista en profundidad en forma individual. Finalmente se realizó una sesión de entrevista grupal. Se presentan los resultados utilizando seudónimos para mantener la privacidad de los participantes. Los datos recogidos en este estudio servirán para elaborar un cuestionario cuantitativo para una mayor investigación en muestra mayor.

Análisis de datos

El equipo se reunió para analizar las entrevistas grabadas, para clasificar los datos en patrones, y codificar las respuestas para identificar los temas subyacentes de las entrevistas.

Resultados preliminares

Los resultados globales del MMPI, muestran lo siguiente:

Escalas Básicas:

  • Escalas que se presentan elevadas con mayor frecuencia: Desviación Psicopática (2), Introversión Social (2), Hipomanía (1), Depresión (1)

Escalas Suplementarias:

  • Escalas que se presentan elevadas con mayor frecuencia: Escala de “Evasión Social” (Is2) (4), Escala de “timidez y perturbación” (Is1) (3), Escala de “alienación del yo y de los demás” (Is3) (2), Escala de “Género Femenino” (GF) (2)

Escalas de Contenido:

  • Escala BAE (Baja Autoestima) (3), Escala ISO (Incomodidad social) (3), Escala DEP (Depresión) (2), Escala DTR (Dificultades en el trabajo) (2), Escala FAM (Problemas familiares) (1), Escala PAS (Prácticas Antisociales) (1).

Los resultados individuales pueden verse en el apéndice 1.

Después de la codificación de la entrevista, surgieron doce temas subyacentes. Entre ellos se destacan: La soledad, la falta de apoyo emocional / económica, el abandono, la ira, la desconfianza, el dolor, la impotencia, sentirse diferente, baja autoestima, relaciones deficientes, la inseguridad y falta de logros académicos. Los temas principales y los datos de apoyo se resumen a continuación.

Sentido de soledad

La mayoría de los estudiantes informaron de una sensación de soledad. María dice: "Mi padre murió cuando yo tenía 5 años de edad. Estaba muy unida a él, siempre estábamos juntos, y solía jugar conmigo. Cuando lo busqué para jugar, él no estaba allí, no estaba más con nosotros” (silencio, agitando nerviosamente las manos colocadas sus manos en sus caderas, se aclara la garganta), "eso me hizo sentir muy sola" (Posición, apoyándose hacia adelante).

La soledad de Lupe es notable. Lupe tenía diez años de edad cuando su padre se suicidó. Ella dice: "Para mí, mi padre era el mejor, teníamos un vínculo muy estrecho. Yo lo quería mucho. Cuando iba a una fiesta, el siempre estaba conmigo”. La soledad de Lupe es notable porque en la pérdida de su padre, ella también perdió a su familia. Ella dice: “Cuando murió mi padre, mis tíos y mi abuelo todos se hicieron a un lado dejándonos solos". Su sentido de la soledad aumentó aún más. "Necesitábamos a mi padre mucho". ¿Cómo?, (pregunta el entrevistador) "Bueno... en el amor que él me dio, mi madre pasaba el tiempo llorando y no nos prestó mucha atención (en voz baja) y luego se volvió a casar tres años después... se volvió a casar, pero no queríamos que se volviera a casar ".

En este punto de la entrevista, el sentimiento de soledad es demasiado doloroso. El equipo preguntó: "Entonces, ¿tu crees que perdiste a tu madre también?" Su respuesta fue dolorosa: “Ujummm... (sí) porque en cierto modo, la perdí porque ya no se ocupaba de nosotros, no le importaba si comiéramos o no, ella solo se hizo cargo de su marido". La soledad acompañó a Lupe mayor parte de su tiempo. Ella dice: "Me sentí muy sola, recuerdo que cuando quedé en el cuadro de honor en la escuela y quería que mi padre estuviera allí… No estuvo... Cuando me casé, yo quería que mi padre estuviera allí. Él no estuvo”.

Cuando Ana, recuerda que su padre se había ido y que ahora su madre tuvo que trabajar más duro, se preguntó: "¿Dónde está mi padre? ¿Por qué no me llevaba con él?". Rosy otra estudiante siempre se preguntó. "¿Por qué mi padre no puede venir a casa? ¿Por qué mi madre tiene que ir a trabajar y dejarnos en la casa de mi abuela?... De vez en cuando mi padre venía de entrada por salida. Cuando vino a vernos, no queríamos dejarlo ir, pero siempre había esa separación.”

Falta de apoyo emocional / económico

Otro tema fundamental es la falta de apoyo emocional o económico. La mayoría de las mujeres informaron de las dificultades financieras y la falta de apoyo emocional de alguien que estuviera allí cuando fuera necesario. Los padres de Ana se divorciaron cuando ella tenía trece años. Cuando el equipo preguntó por los miembros de la familia se vio que fácilmente menciona los nombres de la madre, hermano y hermana, y sus edades, ella hace una pausa prolongada y suspira, pero no mencionó a su padre. Por lo tanto, le preguntamos: "¿y tu padre? (se encoge de hombros, mueve las manos) “Oh, el no vive con mi madre. Están separados”.

Ana dice: "me faltaron muchas cosas por causa de mi padre. Mi padre no pudo darme apoyo. Si pedía consejos de él, su respuesta era ‘haz lo que quieras '.... "Y no era tanto por su apoyo financiero, sino por el apoyo emocional y moral, esa sensación de saber que estaba ahí cuando lo necesitara". "En mi graduación, aunque estuvo presente, solo estaba allí, sin decir nada, ni una palabra de aliento salía de su boca como ‘felicidades... hija por tu esfuerzo, o cualquier otra cosa...’, nunca me dio apoyo como ‘esfuérzate más, lo puedes hacer’, por el contrario, en la escuela primaria si sacaba un nueve, decía: ‘mira tus primos, sacaron diez’".

La declaración de Perla es corta, pero emotiva. Cuando ella recuerda las infidelidades de su padre, dijo "mi madre estaba harta de esta situación, ahí se separaron… nos fuimos... nos quedamos solos sin mi papá ".

Abandono

El abandono fue otro tema de fondo que surgió al codificar las entrevistas. En especial para las hijas cuyos padres dejaron su casa a la edad de once o doce años. Becky con insistencia  le preguntó a su madre por su padre. "Tenía un año y medio cuando mi padre se fue de la casa... (largo silencio), ahora, tengo 21 años...” (largo silencio). Ella nunca conoció a su padre físicamente. "Cuando cumplí 19, recibí un correo electrónico de mi tía, la hermana de mi padre, donde ella me dio su número de teléfono y me dijo que él había estado buscándome a mí” (se pasa la mano por el pelo con ansiedad). "Tengo muchas dudas, muchas preguntas de el por qué se había ido, por qué nos había abandonado."

Por razones de distancia y económicas, Becky nunca lo conoció personalmente, solo hablaba con él por teléfono durante un período de un año. "Nunca tuve la oportunidad de verlo... entonces él falleció, me decidí a ir a su entierro...” (pone su mano sobre su cara nerviosa). "No estaba segura de si quería verlo en su ataúd... pero mis familiares me animaron a que lo viera. Yo lo vi. Lloré. Yo estaba confundida, ¿quién era él...? " (empieza a llorar), "pero no podía decir nada, no importa lo que dijera, él no podía escuchar”.... (largo silencio). "Es el único recuerdo físico que tengo de mi padre".

Ira: Ángela siente ira. Ella no sabe quién es su padre. Su madre tampoco sabe. "Yo vivo con mi mamá... (se rasca la cabeza, pone el dedo en los labios) "y una hermana pequeña.... Mmmmm.... Así que no sé quién es mi padre... " (cruza los brazos). "¿Qué pasa cuando te vas a liberar toda esa ira, entonces, ¿cómo te sientes?" "Bueno.... Lloro y me duermo... " " No tengo rencor contra él, mi pesar es más dirigido hacia Dios y hacia mí misma... "

La ira que Lucy siente es hacia Dios y hacia sí misma. Ella dice: "me quejo con Dios por todo.... Siempre se trata de lo mismo.... ¿por qué pasó esto?, ¿por qué dejas que las cosas malas me suceden o por qué todo va mal? ", (soy estúpida y me ofendo a mí misma) "y yo digo, es mi culpa todo lo que salió mal... ¿Por qué esto o por qué lo otro...... y luego le reclamo a Dios, todo es tu culpa porque se supone que estas para ayudar a todo el mundo no?".

Desconfianza: Otro tema que emergió fue la desconfianza. Algunas mujeres manifestaron estos sentimientos de diferentes maneras. Le preguntamos a Lucy: "Tú has dicho que ha sido difícil relacionarse con los hombres, ¿has tenido novio? Su respuesta fue: "Bueno, creo que algún día voy a tener un novio, pero no, nunca he tenido novio." Hicimos otra pregunta: ¿Hay alguna figura masculina con la que te sientas cómoda, que crees que le importas y que pueda tener una influencia positiva en tu vida, una figura masculina por la que hayas sentido respeto? Su respuesta: "Mmmmmm.... (silencio).... mmmm... en mi ciudad? Cuando era niña?.... " En cualquier etapa de su vida... Finalmente su respuesta: "Ujummmm.... Un señor,.. el marido de la señora M... Cuando llegué allí, compró una gran cantidad de frutas: plátanos, manzanas, mangos. Él me dijo: 'adelante, come, come manzanas, come uvas’. "Me sorprendió, ¿cómo quieres que coma manzanas, que son tan caras? Luego, peló algunas naranjas y me dio a mí, me quedé sorprendida".

Perla también muestra desconfianza. Ella dice: "Tengo miedo de que otra figura masculina pudiera entrar en mi vida".

Dolor: Lupe recuerda a su padre como un padre afectuoso y enriquecedor. Pero él se suicidó. Cuando ella lo recuerda, siente dolor. "Ujumm mucho dolor... Lloré mucho, solía llorar mucho durante las noches porque lo extrañaba mucho".

Impotencia: Cuando Lucy recuerda que vive sin su padre, se siente vulnerable. "Necesitaba a alguien para cuidar de mí, para protegerme". Para Perla, la presencia de su padre le traía seguridad. Perla dice. "Cuando mi padre se fue, me sentí como si hubiéramos perdido a alguien con autoridad, hemos perdido la seguridad. Fue muy difícil vivir sin un hombre en casa”.

Ser diferente: Ser diferente es otro tema subyacente en las entrevistas. Lucy siempre ha pensado que ella es diferente. Los padres de otras niñas asistían a las reuniones de padres en la escuela, pero ella no tenía una figura masculina que pudiera asistir en su nombre. Le preguntamos, ¿cómo te sentías al respecto? "Mmmmm...... (gestos, poniendo el dedo en la boca, se aclara la garganta) y, a continuación, recuerda cierta ocasión, cuando asistía a la escuela primaria, un hombre le preguntó: "¿Quién eres tu? ¿Eres la hija de...... ¿Cuál es tu familia? Le estaba preguntando por el apellido de su padre. “Ustedes saben que yo no tengo el apellido de mi padre, que es el apellido de soltera de mi madre”, (sollozos y las manos se mueven nerviosamente).

Ángela también pensaba que era diferente. Cuando estaba con sus compañeras de clase, se dio cuenta que ellas tenían ambos padres. "Eso parecía extraño para mí, cuando sus padres las besaban o abrazaban, me pareció muy divertido.... como que no es la vida normal el vivir con ambos padres.... me preguntaba lo que se sentiría ser besada y abrazada por un padre ".

Baja autoestima: Para María no tener un padre era una desventaja. Ella dice: "Cuando vi a mis amigos, me sentí diferente, porque tenían algo... una fuerza que yo no tenía.... Me vi a mí mismo como alguien inferior, sÍ, inferior..., eso es lo que sentía de mí misma".

Dificultad para relacionarse con el sexo opuesto: Otro tema fundamental fue el de las dificultades para relacionarse con el sexo opuesto. Lucy tiene veintitrés años. Ella nunca ha tenido un novio. "Tal vez algún día voy a enamorarme".... "Últimamente me he comenzado a relacionar con algunos muchachos, dos o tres, pero nunca ningún muchacho me ha hablado para confiarme algo”.

Perla dice: "Tengo miedo de que otras figuras masculinas pueden entrar en mi vida". Le preguntamos a María, ¿cómo fue la relación con tus familiares? “Nula”, fue su respuesta. “Nunca hemos tenido una estrecha relación con ellos ".... “Durante un viaje de vacaciones visitamos a mi tío y mi tía. Ellos estaban ansiosos por vernos, y nos abrazaron, pero yo no podía abrazarlos, no sentí nada". Así que no pudiste corresponderles? "No, con el abrazo no."

Ángela tiene otras dos hermanas que tienen más de treinta años de edad, y ninguna de ellas está casada. Ángela tenía un novio, pero no se casó. Su psicólogo le dijo que ella tenía miedo de casarse. Ella dice: "No he tenido muchas relaciones amorosas, y las que he tenido no fueron ni duraderas ni estables... Ahora me doy cuenta de que tengo miedo…. Siempre pienso en lo que pasará si no funciona o qué sucederá si me engaña? "

Inseguridad: Otro tema que surgió después de codificación de las entrevistas fue la inseguridad. María señaló: "No tengo amigos, no me doy la oportunidad de estar más cerca de mi familia, así que por eso no puedo abrazar a mis tíos. Me siento insegura.

Ángela, que tenía un novio, pero canceló su boda, y rompió su relación después de un curso de orientación prematrimonial, afirma: "No he tenido muchos novios y mis relaciones no son relaciones a largo plazo."... Me siento insegura cuando estoy en una relación, me temo que va a ser infiel.... "Sólo de pensar en el hecho de que mi novio o esposo podrían ser infiel me pone triste y muy enojada. Nunca aceptaría una infidelidad".

Académicamente: Algunas de los participantes se vieron afectadas en sus logros académicos. Esther dice: "Yo era tan rebelde"... “Yo no asistía a clases, yo prefería dejar la escuela e ir con mis amigos al club o al río a tomar".
Ángela, con un dejo de tristeza reflejada en su rostro dice: "la ausencia de mi padre me ha afectado mucho, tanto en mi vida personal como en mis logros académicos".

Hijo parentalizado: En un contexto mexicano, no se cuenta con una prestación por desempleo. Así que, como consecuencia de vivir en un hogar monoparental, generalmente la madre tiene que ir a trabajar o trabajar horas extras para compensar la pérdida de la estabilidad económica. Bajo estas circunstancias, es común que uno de los hijos tiene que sustituir a la madre y cuidar de los hermanos menores. Por lo general, se trata de la responsabilidad de la "mujer". Perla dice: "Puedo decir que yo no tuve adolescencia. Cuando mi padre se fue, tuve que tomar una gran responsabilidad sobre mis hombros. Ahora era la encargada de hacer las tareas de la casa y cuidar de mis hermanos. Nunca he tenido tiempo para pensar en mí".

Rosy afirma: "Cuando mi padre murió una gran responsabilidad cayó sobre mí. Tenía que cuidar de mis cuatro hermanos, así que empecé a trabajar muy joven”. Cuando María veía a sus amigos ir a fiestas en compañía de sus padres, empezó a preguntarse, "¿Por qué tengo que trabajar tan duro? ¿Por qué no puedo ir a fiestas?”

Métodos de afrontamiento
En la investigación no solo interesaba conocer el impacto de la ausencia del padre en la vida de estas jóvenes. También queríamos conocer los mecanismos de afrontamiento que habían utilizado para sobrevivir a la ausencia paterna. La mayoría de ellas mencionó que la religión fue un factor importante en sus vidas.

Lupe, quien perdió a su padre cuando ella tenía diez años de edad, dijo: "conocer a Dios trajo esperanza en mi corazón. Orar me dio paz y consuelo. "..." Cuando me acuerdo de mi padre, me pongo a llorar, pero luego voy a Dios y pido su ayuda.” Lucy, que nunca supo quién era su padre, dijo. "Dios siempre ha sido mi refugio, siempre lloro con él“ (se seca las lágrimas) El equipo preguntó: ¿Ves a Dios como Padre.? –“Sí”_- (Ella pone su mano sobre su cara nerviosamente). Perla dijo: "Tenía que orar a Dios por ayuda... la necesitaba demasiado". Para María y su familia vivir sin un padre fue una experiencia muy dura. Ella dice. "Hemos trabajado duro, estudiado y leído la Biblia. Hicimos todo eso para hacer frente al dolor y el sufrimiento y para seguir adelante". La mayoría de ellas afirmaron que usaron sus creencias religiosas, y el trabajo duro como forma de superar o enfrentar su dolor al no vivir con su padre. Este resultado puede ser debido al hecho de que la mayoría de las mujeres entrevistadas provienen de un trasfondo religioso.            Una última pregunta fue hecha para ellas: Si replantearas haber vivido sin la presencia de su padre, ¿Considerarías que hay algo positivo que haya surgido de todo esto?, ¿crees que hay algún beneficio? Para todos ellas se trataba de una pregunta inesperada. La mayoría de ellas dijo. "Nunca pensé que podría ser una ventaja”. Después de reflexionar sobre el asunto, algunas respondieron: "Bueno, yo aprendí a confiar en mí misma", "Aprendí a luchar sola" una de ellas dijo: "He aprendido que no necesito un hombre a mi lado para seguir adelante".

Conclusiones

Los datos obtenidos revelan que los hijos que viven en familia monoparental se ven obligados a hacer frente a un conjunto particular de problemas. Hay algunas variaciones en la forma de enfrentar esta situación, a pesar de que algunos de ellos enfrentan mejor que otros, la mayoría de ellas, tarde o temprano, mostrarán las desventajas de vivir en un hogar monoparental. Las estudiantes que participan en esta investigación se enfrentaron a diferentes tipos de dificultades derivadas de vivir sin un padre. La mayoría de las estudiantes entrevistadas se enfrentan a múltiples problemas como la soledad, la ira, el dolor, la inseguridad, la desconfianza, el abandono, la baja autoestima, la vulnerabilidad, la falta de apoyo emocional o económico y, las dificultades con sus relaciones, y las dificultades académicas. Algunas de ellos pensaban que habían perdido su infancia, porque se convierten en una hija parentalizada. Muchas de las responsabilidades de las madres se adjudicaron a estas jóvenes.

Escuchar estas historias puede rompernos el corazón. Estas son historias reales que retratan, de primera mano, el drama que está asociado con el vivir sin la presencia del padre. El recuerdo de aquel padre que las abandonó está fresco en sus mentes y corazones no importa el tiempo que haya pasado.

Estas son las personas que buscan ayuda para superar los problemas de la vida, pero no saben a dónde ir, porque no saben cómo buscar ayuda. Así que es hora de que los profesionales de salud mental sean más conscientes de esta necesidad y desarrollen nuevas estrategias para ayudar a aquellos que son víctimas del fenómeno del padre ausente. Este estudio muestra que el impacto del padre ausente en la vida de las estudiantes tiene muchas consecuencias negativas en sus vidas. Sus vidas emocionales están en crisis, por lo que se sienten vulnerables, inseguras, con profundos sentimientos de soledad y dañan sus relaciones con el sexo opuesto.

Por estas razones tenemos que crear una mayor conciencia en el ser humano y en la sociedad para reducir al mínimo el impacto negativo que la ausencia del padre podría tener en la vida de sus hijas. Las hijas necesitan una figura paterna. Un padre de crianza deja un hermoso legado a sus hijas, un legado que faculta a tener una vida más plena. El padre ausente deja también un legado que pone en peligro las vidas y el bienestar de su descendencia.

Quisiéramos terminar este estudio, compartiendo dos citas: "Los padres son mucho más que cabezas de familia. Ponen una base importante para el desarrollo emocional, psicológico y físico de sus hijos. La presencia de un padre y una interacción positiva en la vida de un niño promueve la salud de las familias y comunidades más seguras y estables". (Stanley, Knitzer, Cohen, 2009, p. 3).

"Si más niños en este país nacieran de padres que están dispuestos y son capaces de cuidar de ellos, veríamos una reducción significativa en una serie de problemas sociales que afectan a los niños en los Estados Unidos, desde el fracaso escolar hasta la delincuencia, el abuso infantil y la negligencia". (Why it matter, 2010).

Bibliografía

Allen, S. y Dalay, K. (2007). The effects of father: An updated research summary of the evidence inventory. Centre for Families, Work & Well-Being, University of Guelph. Recuperado de: http://fira.ca/cms/documents/29/Effects of Father Involvement.pdf.

_______________. (2002) The Effects of Father Involvement: A Summary of the Research Evidence. University of Guelph. Newsletter of the Father Involvement Initiative Ontario Network. Recuperado de: http://www.ecdip.org/docs/pdf/ IF%20Father%20Res%20Summary%20%28KD%29.pdf.

Amato, P. R. (2005). The impact of family formation change on the cognitive, social and emotional well, being of the next generation. Marriage and Child wellbeing. 15(2), 75-96. Recuperado de: http://futureofchildren.org/publications/journals/ article/index.xml?journalid=37&articleid=107&sectionid=692.

American Humanae. (2003). Fathers and their Families: The untapped resource for children involved in the child welfare system. Recuperado de: http://www.americanbar.org/ content/ dam/aba/migrated/child/fathers/untapped_resource.authcheckdam.pdf

Anderson, K., Jekielek, S. M. y Emig C. (2002). Marriage from a Child’s Perspective: How Does Family Structure Affect Children, and What Can We Do about It? Recuperado de: http://www.childtrends.org/files/MarriageRB602.pdf.

Barajas, M. S. (2011). Academic achievement of children in single parent homes: A critical review. "The Hilltop Review: 5:I (1) Article 4. Recuperado de: http://scholarworks.wmich.edu/hilltopreview/vol5/iss1/4

Bernard, S., Knitzer, J. y Cohen, D. (1999). Map and Track: State initiative to encourage responsible fatherhood. National Center for Children in Poverty. Recuperado de: http://www.ncdsv.org/images/NCCP_MapAndTrackStateInitiativesToEncourageResponsibleFatherhood_1999.pdf

Berlin, G. (2004). The effects of marriage and divorce on families and children. Testimony presented before the Technology and Space Subcommittee of the Committee Commerce. Science, and Transportation, United States Senate. Recuperado de: http://www.mdrc.org/publication/effects-marriage-and-divorce-families-and-children

Casey E. C., Casey E. K., Daniels, K., William D. M., y Willimas, D. (2013). First Premarital Cohabitation in the United States: 2006–2010 National Survey of Family Growth. National Health Statistic Report. 4.

Cuéntame. (2010). Censo de Población y Vivienda. Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía. Recuperado de: http://www.cuentame.inegi.org.mx/poblacion/hogares.aspx#.

Chouhy, R. (nd). Función Paterna y Familia Monoparental: ¿Cuál es el costo de prescindir del padre? Crecer sin padre: cambios y tendencias en la estructura de la familia norteamericana. Recuperado de:http://www.redsistemica.com.ar/chouhy.htm

Coleman, M., Ganong, L., y Fine, M. (2000). Reinvestigating remarriage: Another decade of progress. Journal of Marriage and the Family. 62(4), 1288-1307. Recuperado de: http://libres.uncg.edu/ir/uncg/f/M_Fine_Reinvestigating_2000.pdf

Deardorff, J., Ekwaru, J. P., Lawrence, K., Ellis, B. J., Greenspan, L. C., Mirabedi, A., Landaverde, E. G. y Hiatt, R. A. (2010). Father Absence, Body Mass Index, and Pubertal Timing in Girls: Differential Effects by Family Income and Ethnicity. Journal of Adolescent Health. 48(5), 441-447.

De Bourcier, P. (2008). Submission on sex and relationship education delivery to the Department for Children, Schools and Families. The Maranatha Community UK Office. Recuperado de: http://www.maranathacommunity.org.uk/pdf/sept-08-sex-and-relaionship-education.pdf

Lamb, M. (april, 1996) What are father for?Trabajo presentado en la IPPR, Londres. Recuperado de: http://www.spig.clara.net/ippr/lamb.htm

Lippman, L. H. y Wilcox, B.W. (2013). Mapping family: Change and child well-being outcomes. Annie e. Casey Foundation Focus Global Social Trends Institute. Recuperado de: http://www.childtrends.org/wp-content/uploads/2013/02/ Child_Trends-2013_01_15_FR_WorldFamilyMap.pdf

Manning, W. y Lyons, H. (2009). Hooking up: Teenage casual sex. Bowling Green State University. The Center for Family and Demographic Research.Recuperado de: http://papers.ccpr.ucla.edu/papers/PWP-BGSU-2011-033/PWP-BGSU-2011-033.pdf

Martin, J.A., Hamilton, B.E., Ventura, S.J., Osterman, M.J.K., Wilson, E.C. y Mathews, T.J. (2012). Births: Final Data for 2010. National Vital Statistics Report. 61(1). Recuperado de: http://www.cdc.gov/nchs/data/nvsr/nvsr60/nvsr60_08.pdf

Meltzer, H., Gatward, R. y Goodman, R. (2000). The mental health of children and adolescents in Great Britain. Report to the Office for National Statistics. Recuperado de: http://www.dawba.info/abstracts/B-CAMHS99_original_survey_report.pdf

Office for National Statistics (2004). Mortality Statistics Childhood, infant and perinatal Review of the Registrar General on deaths in England and Wales, 2002A. National Statistics Publication. Series DH3. Recuperado de: http://www.ons.gov.uk/ons/ rel/vsob1/mortality-statistics--childhood--infant-and-perinatal--england-and-wales--series-dh3-/no--35--2002/index.html

O’Neill, R. (2002). Experiments in Living: The Fatherless Family. CIVITAS: The Institute for the Study of Civil Society. Recuperado de: http://www.civitas.org.uk/pdf/ Experiments.pdf.

Park, Mary (2003). Are Married Parents Really Better for Children? What Research Says About the Effects of Family Structure on Child Well-Being. Center for Law and Social Policy. Brief No.3.

Regnerus, Mark, D., Luchies, Mark, D., Laura, B. (2006). The Parent-Child Relationship and Opportunities for Adolescents' First Sex. Journal of Family Issues. 27(2). 159-183. doi 10.1177/0192513X05281858

Rosenberg, J. y Bradford, W. (2006). The Importance of father in the healthy development of children. Recuperado de: http://www.childwelfare.gov/pubs/usermanuals/fatherhood/chaptertwo.cfm

Sarkadi, A., Kristiansson, R., Oberklaid, F., y Bremberg, S. (2007). Fathers’ involvement and children’s developmental outcomes: a systematic review of longitudinal studies. Acta Pædiatrica. ISSN 0803–5253. doi:10.1111/j.1651-2227.2007.00572.x

Seltzer, J. (2000). Families formed outside of marriage. Journal of marriage and the family. 62(4). 1247-1268. doi:10.1111/j.1741-3737.2000.01247.x

The Center for Social Justice. Review (2010). Green paper on criminal justice and addictions. Recuperado de: http://www.centreforsocialjustice.org.uk/ UserStorage/pdf/ Pdf%20reports/CSJ_Green_paper_criminal_justice.pdf

 United States Census Bureau. (2011). “Divorece rates highest in the south, lowest in the northeast. Census Bureay Reports. Thursday, August 25, 2011. Recuperado de: http://www.census.gov/newsroom/releases/archives/marital_status_living_arrangements/cb11-144.html

Wardle, L. D. (2012). Marriage, moms and dads: The evolution of the preference for married biological parenting in social science scholarship and the law. Lecture presented at the Symposium on Contemporary Issues Regarding Marriage and Children. J. Reuben Clark Law School. Brigham Young University. Marzo 15, 2012.

Apéndice

MMPI-2

Resultados condensados de prueba en ocho sujetos de sexo femenino

ESCALAS BASICAS

  1. Ana: (N/A)
  2. Esther:
    1. Escala Dp (Desviación Psicopática) con puntaje alto T66
    2. Escala Ma (Hipomanía) con puntaje moderadamente alto T64
  3. Mary:
    1. Escala Is (Introversión social) con puntaje muy alto T79
    2. Escala D (Depresión) con puntaje alto T74
  4. Perla:
    1. Escala Pt (Psicastenia) con puntaje moderadamente alto T61
    2. Escala Pa (Paranoia) con puntaje moderadamente alto T60
    3. Escala D (Depresión) con puntaje moderadamente alto T60
  5. Ángela: N/A
  6. Lucy:
    1. Escala Is (Introversión social) con puntaje muy alto T84
    2. Escala Pa (Paranoia) con puntaje moderadamente alto T60
  7. Lupe: N/A
  8. Rosy: N/A

ESCALAS SUPLEMENTARIAS

  1. Ana:
    1. Escala Is2 con puntaje alto T69
  2. Esther:
    1. Escala de Alcoholismo de MacAndrew-revisada (A-MAC) con puntaje alto T72
    2. Escala Fuerza del yo (Fyo) con puntaje moderadamente alto T63
  3. Mary:
    1. Escala Is1(Timidez/Perturbación) con puntaje alto T74
    2. Escala Is3 (Alienación del yo y de los demás) con puntaje alto T71
    3. Escala de Ansiedad (A) con puntaje alto T66
    4. Escala de Desajuste Profesional (Dpr) con puntaje alto T65
    5. Escala Is2 (Evasión Social) con puntaje moderadamente alto T64
    6. Escala de Desorden de Estrés Postraumático (EPK) con puntaje moderadamente alto T62
  4. Perla:
    1. Escala Is2(Evasión Social) con puntaje muy alto T80
    2. Escala de Represión (R) con puntaje alto T73
    3. Escala de Responsabilidad Social (Rs) con puntaje alto T65
    4. Escala de Género Masculino (Gm) con puntaje moderadamente alto T64
  5. Ángela:
    1. Escala de Género Femenino (Gf) con puntaje alto T67
  6. Lucy:
    1. Escala Is2 (Evasión Social) con puntaje muy alto T80
    2. Escala Is3 (Alienación del yo y de los demás) con puntaje alto T74
    3. Escala Is1 (Timidez/Perturbación) con puntaje alto T70
    4. Escala de Ansiedad (A) con puntaje alto T69
    5. Escalas de Desorden de Estrés Postraumático (EPK) y (EPS) con puntaje alto T68
    6. Escala de Desajuste Profesional (Dpr) con puntaje moderadamente alto T6
  7. Lupe: N/A
  8. Rosy:
    1. Escala de Género Femenino (Gf) con puntaje alto T66
    2. Escala Is2(Evasión Social) con puntaje moderadamente alto T64

ESCALAS DE CONTENIDO

  1. Ana:
    1. Problemas Familiares (FAM) con puntaje alto T69
  2. Esther:
    1. Prácticas Antisociales (PAS) con puntaje alto T69
  3. Mary:
    1. Incomodidad Social (ISO) con puntaje muy alto T77
    2. Preocupación por la Salud (SAU) con puntaje alto T74
    3. Dificultad en el Trabajo (DTR) con puntaje alto T72
    4. Baja Autoestima (BAE) con puntaje alto T67
  4. Perla: N/A
  5. Ángela : N/A
  6. Lucy:
    1. Incomodidad Social (ISO) con puntaje muy alto T88
    2. Dificultad en el Trabajo (DTR) con puntaje muy alto T83
    3. Rechazo al Tratamiento (RTR) con puntaje alto T69
    4. Baja Autoestima (BAE) con puntaje alto T67
    5. Depresión (DEP) con puntaje alto T65
  7. Lupe: N/A
  8. Rosy: N/A

Buscar artículos

Para cualquier asunto relacionado con esta revista favor de escribir a info@integracion-academica.org

ISSN: 2007-5588

Síguenos

Sitios de interés

Revista Alternativas en Psicología

Para incluir en este listado los proyectos editoriales de las instituciones pertenecientes a Alfepsi, favor de escribir a info@alfepsi.org

Revista Integración Académica en Psicología, Volumen 8. Número 22. Enero - Abril 2020, es una publicación cuatrimestral editada por la Asociación Latinoamericana para la Formación y Enseñanza de la Psicología, A.C., calle Instituto de Higiene No. 56. Col. Popotla, Delegación Miguel Hidalgo. C.P. 11400. Tel. 5341‐8012, www.integracion-academica.org, info@integracion-academica.org. Editor responsable: Manuel Calviño. Reserva de derechos al uso exclusivo No. 04‐2013‐012510121800‐203 otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. ISSN: 2007-5588. Responsable de la actualización de este número, creamos.mx, Javier Armas. Sucre 168‐2, Col. Moderna. Delegación Benito Juárez. C.P. 03510. Fecha de última modificación: 18 de enero de 2020. Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura del editor de la publicación. Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización de la Asociación Latinoamericana para la Formación y Enseñanza de la Psicología, A.C.